PBX: 704 3736 Ext. 104 - Celular: 3014117460

info@pierrer.com

La Mandíbula “El péndulo del Cuerpo”

Como mencionamos en el anterior artículo, la mandíbula puede funcionar como un péndulo del cuerpo pero, ¿Cómo se relaciona esta con el dolor de espalda y la postura?

1. Tenemos que entender que:

Nuestra columna junto con los músculos trabaja en conjunto y funcionan como una unidad biomecánica, es decir, que algún desajuste que se produzca a nivel inferior tendrá influencia sobre las estructuras superiores cuello, cráneo, mandíbula y viceversa.

En la postura corporal correcta, la línea de gravedad pasa a través de los ejes de todas las articulaciones, alineando los segmentos corporales verticalmente cabeza, hombros, tronco y cintura pélvica; esto se traduce en una postura equilibrada dónde el gasto energético es mínimo.

Cuando se produce algún cambio o desequilibrio en la mandíbula, se activarán las cadenas musculares y el cráneo cambiará de posición lo cual a su vez va a sobrecargar a la columna cervical y estas tensiones se transmitirán a toda la columna y en un intento por conseguir una adaptación se producirán malas posturas lo cual se traducirá en dolor de espalda.

2-Detallemos un poco más.

Cuando hablamos de activación de cadenas musculares y las tensiones que se transmiten a través de ellas, podemos clasificarlas en planos o grupos para una mejor comprensión e identificación de los síntomas.

En un plano anterior y profundo del cuello tenemos a los llamados suprahioideos e infrahiodeos son músculos que en su mayoría tienen una relación anatómica directa con la mandíbula y a su vez con la articulación temporo mandibular (ATM). En un plano más superficial están los músculos vertebrales anteriores los cuales se encargan de flexionar el cuello; en la región posterior también ubicados en planos tenemos a los músculos cervicales posteriores cuya función es la extensión de cabeza y cuello y las rotaciones.

Muy importante, el grupo de los músculos de la MASTICACION donde es necesario mencionar al MASETERO (el cual tiene mucha influencia en los movimientos de la mandíbula ya que se inserta en su ángulo teniendo mucha actividad y es uno de los principales a tomar en cuenta a la hora de la evaluación clínica). Estos músculos, los masticatorios, son responsables en un alto porcentaje de trastornos mandibulares ya que su constante tensión y acortamiento pueden desplazar la mandíbula ocasionando desajustes.

No menos importantes los faciales y pericraneales; todos ellos bien sean de planos profundos o superficiales están sometidos a una constante acción y estrés lo cual los hace muy propensos a sufrir sobrecargas.

Otro punto importante a tomar en cuenta, son los llamados patrones de perpetuación, que no son más que un grupo de factores que contribuyen a la instalación y permanencia en el tiempo de los síntomas, tales como:

- Tensiones mecánicas: asimetrías de miembros inferiores, abuso de acciones musculares, inmovilidad prolongada.
- Insuficiencias nutricionales: por lo general ocurren junto con el estrés mecánico niveles bajos de vitaminas B1, B6, B12, vitamina C, déficit de hierro, desórdenes metabólicos y endocrinos.
- Los temidos Factores psicológicos, depresión y ansiedad a nuestro criterio los más difíciles de controlar.

Pero describiremos más las otras causas y los otros síntomas en el próximo artículo.