PBX: 704 3736 Ext. 104 - Celular: 3014117460

info@pierrer.com

Lesiones de Mandíbula y ATM

Una causa que puede ocasionar disfunciones cráneo-mandibulares es el bruxismo (Hábito involuntario de apretar o rechinar los dientes), lo cual hace que los músculos de la masticación estén en una constante tensión y cualquier factor que modifique la posición de la mandíbula respecto al cráneo tendrá repercusión sobre toda la columna, generando problemas de maloclusión (que aún se investiga su relación directa), degenerativas, traumáticas y/o estructurales o anatómicas donde existan discrepancias antero - posteriores de la mandíbula como el prognatismo. Otras, neuralgias y procesos infecciosos (Otitis).

Las actividades laborales y de la vida diaria también contribuyen a producir alteraciones de la postura que al perpetuarse en el tiempo producen desbalances musculares, por ejemplo, si su trabajo amerita que usted esté sentado varias horas frente al computador o monitor se empezarán a producir algunos cambios en la posición de los segmentos y estructuras blandas; su cabeza se irá proyectando hacia adelante ya que repetidas veces la aproxima a la pantalla , la posición de sus hombros también se modificará irán adoptando una postura llamada hombros redondeados y así sucesivamente todas estas tensiones se irán transmitiendo hacia la columna generando compensaciones, malas posturas y estrés mecánico.

Como podemos ver, muchos son los factores y las causas que pueden originar alteraciones mandibulares.

Teniendo ya identificadas ciertas estructuras y entiendo un poco mejor cómo funcionan y de qué manera se relacionan entre sí podemos enumerar sus principales síntomas:

• Dolor: puede irradiarse a cara, oreja, cabeza y cuello. También en la parte superior de la espalda incluyendo hombros.
• Dolor de cabeza: cefaleas congestivas, de larga data, con sensación de presión en la región posterior del cuello.
• Dolor de espalda: puede estar ubicado en cualquiera de sus segmentos cervical, dorsal o lumbar.
• Rigidez: dolor a la apertura bucal y en la periferia a la articulación temporomandibular (ATM).

Tenemos que entender que este tipo de disfunciones, provienen de una carga emocional, recordemos los síntomas expresados por el cuerpo son un reflejo de nuestras emociones, identificar los pensamientos (mapas mentales), para entender que los mismos generan emociones positivas y/o negativas, hace que disminuyamos la reactividad y actuemos con inteligencia emocional.

Actualmente donde la manera de vivir cada vez es más acelerada y se nos exige tener mayor desempeño y conocimientos para ser productivos, debemos buscar espacios para relajarnos y disfrutar, a través de las actividades que nos ayuden a disminuir los niveles de ansiedad y manejar de una mejor manera el estrés.

Es importante también incluir al menos tres veces a la semana alguna actividad deportiva, al usar un poco de nuestro tiempo en hacer ejercicio, hacer lo que nos gusta y relajarnos, logramos ponernos en sintonía con nuestros deseos, mente y el cuerpo, conectándonos al bienestar.