PBX: 704 3736 Ext. 104 - Celular: 3014117460

info@pierrer.com

Estrés – Origen de las Enfermedades

Hay una multitud de síntomas y diferentes causas en el inicio del estrés, es entonces cuando entra en juego el osteópata, puede proporcionar una solución natural a esta tensión emocional.

El estrés y sus tres etapas

El estrés, antes de causar dolor físico y una sensación de agotamiento aparecerá primero en lo que se llama la fase de alarma. Después de un choque físico o emocional, una multitud de hormonas (Adrenalina) se dispersarán por todo el cuerpo causando el aumento en la frecuencia cardíaca, la aceleración de la respiración y la circulación sanguínea y la tensión de los músculos.
Entonces el cuerpo entra en la fase de resistencia. Automáticamente, el cuerpo se protegerá y se defenderá del estrés generado por el trauma. La reacción del cuerpo para manejar un equilibrio inmediato es segregar cortisol, una hormona antinflamatoria. Según las personas afectadas por el estrés, esta fase de resistencia puede poner todo en orden o conducir a la tercera fase, la etapa de agotamiento.
Si el cortisol no ha tenido el efecto deseado, el cuerpo hará todo lo posible para vivir a pesar de la presencia de estrés. Luego gastará mucha energía cada día para luchar y gradualmente lo llevará a una sensación de agotamiento. Es en esta fase donde aparecen síntomas como tensión muscular, trastornos digestivos o trastornos del sueño.

¿Cuándo ver a un osteópata para aliviar el estrés?

En la mayoría de los casos, los pacientes que consultan a un osteópata ya están en la tercera fase del estrés. Sin saber que sus dolencias provienen del estrés, los pacientes desean consultar a un osteópata para aliviar sus problemas digestivos, sus problemas de espalda, tortícolis, dolor de cuello, etc.
Algunas personas también consultan a un osteópata para tratar su sensación de estrés en un momento muy específico, como antes de un examen, por ejemplo.

Acciones osteopáticas para luchar contra el estrés

Ante la gestión del estrés y el alivio de sus males, el trabajo del osteópata consiste en regular de forma natural el sistema neurovegetativo (SNV) del paciente reequilibrándolo. De hecho, es este sistema el que, en la mayoría de los casos, es la causa de los síntomas relacionados con el estrés.
Después de un diagnóstico preciso, el médico tendrá que trabajar en tres ejes diferentes:

  • Osteopatía craneal: el osteópata aplica sus técnicas directamente al SNV y más particularmente a las funciones parasimpáticas que coordinan el estado de calma y apaciguamiento.
  • Osteopatía visceral: esto actuará directamente sobre las consecuencias directas del estrés que causa problemas digestivos.
  • Osteopatía estructural: el terapeuta tratará la tensión muscular y el dolor, así como las posibles obstrucciones de las articulaciones.

Las técnicas aplicadas se adaptan al perfil del paciente, para aliviar los síntomas relacionados con el estrés, es aconsejable consultar a su osteópata en varias sesiones para tratar a todo el cuerpo en profundidad.
Sin embargo, es importante tener en cuenta que el osteópata permitirá al paciente aliviar su estrés y el dolor asociado, sin embargo, es importante saber que el menor trauma o choque puede causar una nueva aparición de trastornos.
Para obtener resultados positivos a largo plazo, es necesario seguir el consejo del osteópata, de hecho, una fuerte tensión en el trabajo podría cancelar y destruir todo el trabajo ya realizado.