PBX: 704 3736 Ext. 104 - Celular: 3014117460

info@pierrer.com

Manejando los Sintomas de la Depresión

En este artículo, descubriremos cómo la osteopatía puede aliviar o incluso tratar las dolencias asociadas con la depresión. Una patología que puede llegar a todos, independientemente de su edad y género, con consecuencias emocionales, sociales, y por supuesto, médicas.

¿Qué es la depresión?

La depresión es una enfermedad mental que se caracteriza por trastornos del estado de ánimo y los trastornos emocionales que alteran significativamente la vida diaria de los pacientes.

Es importante distinguir entre tristeza momentánea y una depresión. Estar triste, momentáneamente, no significa que estés sufriendo una depresión, cuando la tristeza supera un lapso de 2 meses comenzamos a considerarla como una depresión.

En el caso de una depresión informada, los trastornos del estado de ánimo son múltiples y reúnen ciertas características. Estos síntomas también deben ser permanentes, es decir, más largos que un período de varias semanas. Estas alteraciones provocan malestar significativo en la vida de las personas afectadas, lo que les impide dormir, levantarse por la mañana, salir, etc.

Diferentes tipos de depresión

Se esperarán diferentes tratamientos dependiendo de la intensidad de la depresión, hay tres diferentes:

  • Depresión leve o distimia
  • La depresión promedio
  • Depresión grave

En cuanto a las dos primeras etapas de la depresión, su condición de "crónica" son que, a pesar de las perturbaciones, los pacientes pueden vivir con la enfermedad y seguir un proceso sencillo. Cuando hablamos de depresión severa, también hablamos de depresión "clínica", la etapa más crítica de la enfermedad. Es en esta fase que encontramos casos de suicidio.

Las depresiones también pueden estar relacionadas con una situación particular:

  • Depresión estacional: se manifiesta en un ciclo regular, más comúnmente en invierno. La depresión estacional también puede ocurrir en la primavera.
  • Depresión posparto: una forma de depresión después del parto.

 

Factores de la depresión:

La depresión puede estar vinculada a muchos factores:

  • Factores psicológicos: la aparición de una enfermedad puede estar directamente relacionado con un trastorno en la infancia (relaciones parentales difíciles, choque psicológico), un traumatismo reciente (duelo) o una pérdida masiva de confianza después de una sucesión de eventos negativos.
  • Factores biológicos: una disfunción neurológica puede ser un factor de depresión. Estos son, en la mayoría de los casos, neurotransmisores que tienen disfunciones, reversibles después del tratamiento.
  • Factores ambientales: los problemas relacionados con el trabajo, el estrés excesivo y los traumas pueden causar trastornos depresivos.

 

Reconocer una depresión

Hemos visto las causas psíquicas, vemos los impactos de la depresión en lo físico:
Trastornos de la alimentación;
Trastornos del sueño que pueden conducir a insomnio severo;
Trastornos digestivos;
Migrañas violentas;
Dolores musculares, especialmente en la espalda.

 

Tratamiento osteopático para la depresión:

El uso de medicamentos es a veces muy invasivo; otras alternativas más suaves existen con la osteopatía, ya que el a través de ella se combate la depresión en su dimensión psíquica y física.
El cuerpo y la mente trabajan en parejas, tratan los trastornos de uno, alivian al otro y viceversa. Así pues, para curar una depresión, es imperativo que el paciente se sienta mejor en su cuerpo. Por lo tanto, el osteópata, a través de terapia suave, borrar todas las tensiones, que podría interrumpir nuestra fisiología, incluyendo nuestro sistema hormonal.

La terapia craneal podrá ser usada por el osteópata como una técnica efectiva para aliviar las tensiones de todo el cuerpo, tambien podrá ampliar esta terapia a otros puntos que presenten desequilibrio como:

Eliminar posibles restricciones en el eje espinal.
Verificar el sistema digestivo y su correcto funcionamiento.
Revisar el funcionamiento del diafragma abdominal y pélvico.
Trabaja en la columna vertebral.
Tratar el tendón central del cuerpo, es decir, todos los elementos del cuerpo desde la garganta hasta el pubis, que puede tener un impacto emocional en el paciente.

Osteopatía Somato-emocional

Entre los elementos para trabajar en un paciente depresivo, es absolutamente necesario tener en cuenta toda la dimensión somatoemocional, a través del plexo y las zonas emocionales críticas (esternón, riñón, hígado, etc.). Al poder sentir el estado de un tejido y liberar la tensión del tejido, el osteópata puede ayudar a liberar un choque emocional reprimido. La práctica de la osteopatía somatoemocional es suave y no intrusiva.
De hecho, debemos entender que un choque emocional profundo, la tristeza o la ira también dejan sus huellas en nuestro cuerpo.

Finalmente, el osteópata también puede trabajar en estructuras involucradas en la producción de serotonina, la "hormona de la felicidad" (es un neurotransmisor que regula el apetito, el estado de ánimo y la tendencia a depresión): 4º ventrículo, glándula pituitaria, sistema visceral, etc.

"Algunas cosas parecen haber desaparecido del campo de la conciencia, pero aún permanecen en nuestro fondo. Hay fuerzas ocultas en lo profundo de nosotros mismos. Por ejemplo, durante un trauma físico, las fuerzas se han encerrado y es necesario liberar todo lo que está encerrado, todo lo que está prisionero de nuestro inconsciente”. Viola Frymann